Abandonos

Siempre tenemos un rincón abandonado, un sitio en donde antes pasábamos buenos momentos, sitios que estaban vivos, pero que luego terminan por desgastarse, lugares que se opacan y pierden su brillo original. No es necesario mirar tan lejos para encontrar un lugar abandonado, basta ver en nuestra propia casa, entre nuestros libros, en nuestras prioridades, las relaciones con las demás personas, y finalmente nuestro corazón.

Somos personas abandónicas (nose si existe esta palabra), dejamos de lado lo que ya no nos sirve, lo que nos deja de llamar la atención, y vamos en busca de cosas nuevas que sean más atractivas, que cumplan con las espectativas que andamos buscando por la vida. Pero no nos damos cuenta que nosotros mismos somos seres que se deterioran, se gastan a sí mismos, y seremos también abandonados cuando no seamos atractivos, cuando no tengamos lo que hoy podemos entregar, cuando no tengamos más fuerzas ni recursos que proveer. El círculo de abandonos jamás terminará…

Es tiempo de reciclar, de volver a ver aquello que tiramos y darle un nuevo uso. Aprender a ser creativos, inventar nuevas formas para no dejar de lado a aquello(s) que un día amamos. No quiero buscar a las personas y las experiencias por lo que me puedan entregar, sino por lo que realmente son. Porque lo que das será limitado, pero lo que eres durará para siempre.

Anuncios

Comenta Aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s