Pensamientos al Ataque

Hay veces en que no sientes nada, no te sientes motivado, feliz, apasionado, no sientes nada, un día sentía que no amaba a nadie y que quería irme muy lejos, donde nadie me encuentre, ni me vea, ni me pregunte nada. Son esos días “emo” 😛 en donde simplemente no quieres nada.

Es como estar en lo más profundo de un “valle sombrío y muerto”. Pero el punto no es que uno se sienta así, sino el “por qué” de la situación, el motivo que te llevó a ese lugar.

Siempre he creído que nada ocurre simplemente por ocurrir, estoy convencido que todo tiene una razón de ser, y obviamente estar en una condición así o peor, tiene sus motivos.

Los humanos somos seres que se influencian unos a otros constantemente, y como seres influenciables que somos, comenzamos a ceder ante aquello que comience a ejercer poder sobre nosotros, ante aquello a lo que abramos la puerta de nuestros pensamientos y de nuestro corazón. Todas las batallas comienzan en los pensamientos, en nuestra mente es en donde permitimos o rechazamos aquello que viene a nosotros a través de lo que percibimos. Muchos no entienden por qué  de pronto se sienten llenos de rabia, o de tristeza, o de amargura, o de lo que sea, y la razón es super facil: permitimos que aquellas emociones nos invadan, porque aceptamos pensamientos que no debemos aceptar.

No podemos culpar a nadie más por lo que sucede en nuestra vida, o por nuestro estado de ánimo. Todos tenemos la capacidad de elegir,  en base a eso, nosotros decidimos si elegimos mal o bien, si pensamos cosas constructivas o si permitimos pensamientos destructivos, depresivos y malos, pero ante cualquier situación, siempre podremos elegir lo bueno o lo malo, nunca nos quedaremos sin la opción de elegir un buen pensamiento.

Cuando eliges pensar en lo bueno, en lo agradable, y en lo que te conviene, verás las cosas de forma diferente, en medio de el mayor de los desastres podrás confiar en que las cosas saldrán bien, sobretodo cuando crees que no estas solo, sino que Dios está a tu lado

Debemos aprender a guardar nuestra mente, nuestro corazón, porque según  lo que permitamos en nuestro corazón, será lo que seremos, lo que haremos y las decisiones que tomaremos.

Anuncios

Comenta Aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s