Aprendiendo a manejar

Desde chicos aprendemos a manejar algo, un camioncito de juguete, un triciclo, un auto a control remoto, o una bicicleta, y cuando crecemos lo intentamos con autos de verdad, algunos aprenden a manejar camiones, y maquinaria pesada compleja. Pero no es lo único que en el transcurso de nuestro camino debemos aprender a manejar. El mayor de todos los desafíos es llegar a aprende a manejar nuestra propia vida y las decisiones que en ella tomamos.

Tal como cada día hay miles de accidentes de tránsito, choques, atropellos y muertes porque alguien no manejo un auto de la manera correcta, así mismo, cada día hay miles de accidentes emocionales, de malas decisiones, y de personas heridas y dañadas por sus malas elecciones o las de alguien más que manejó incorrectamente su vida. Sobran los ejemplos de amistades destruidas, relaciones terminadas, amigos que se convierten en enemigos, y de gente que quiere manejar la vida de otros según  su propia conveniencia.

Es tan fácil dejarse llevar por impulsos, por emociones, y en pocos segundos cometer errores de los que nos arrepentiremos para siempre. Pero no todo es tragedia, heridas y muerte. La clave de todo esto es poner cuidado al manejar, tal como cuando alguien está al volante, debe fijarse de los semáforos, debe tener espejos para ver lo que viene detrás, debe estar sobrio y en todos sus sentidos; así mismo es en nuestra vida. Es necesario que estemos alerta de las decisiones que cada día tomamos, porque una pequeña decisión puede tener grandes consecuencias,  es necesario también ver hacia atrás de vez en cuando, para saber si hay algún peligro, si alguien nos podría llegar a chocar y provocar un accidente, y es imprescindible ver las señales en el camino, para que cuando estemos frente a una luz roja, entendamos cuando debemos detenernos en la vida, o cuando hay señal amarilla y es mejor ser precavidos o aumentar la velocidad antes de que se nos pasen las mejores oportunidades, y también ver esa luz verde que nos dice que avancemos sin temor.

Pero lo más importante es tener dominio de tí mismo, saber cuando cambiar de dirección, porque la calle que has tomado no te llevará al destino que necesitas llegar, o quizás vas en la dirección contraria, es importante saber cuando frenar y cuando presionar el acelerador y correr fuerte para llegar a tiempo. Tu tienes el volante en tus manos y es necesario que sepas dónde ir, que tengas un propósito, y que no solo salgas a pasear y gastes tus recursos y tus fuerzas en algo que no tiene sentido. Aprende a dominarte a tí mismo, porque quien aprende a dominarse y a tomar buenas decisiones tiene la batalla casi ganada, puede guiar a otros porque no los herirá, ni pondrá en riesgo sus vidas, es alguien confiable con el cual las personas querrán viajar, porque tiene un destino, sabe por dónde ir y que precauciones tomar.

Así que aprende a manejar tu propia vida, es tu mayor desafío, es probable que sea una tarea larga y difícil, pero siempre vale la pena intentarlo, y con práctica siempre se mejora.

Anuncios

2 Respuestas a “Aprendiendo a manejar

  1. Solo debo decir que tu entrada me inspiro… me agrado mucho el como comparas la vida con manejar y de hecho tienes mucha razón, nunca lo había pensado así. Gracias =)
    sigue escribiendo eres muy bueno!

Comenta Aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s