Tiempo de Reencuentro

¿Has visto una pareja recién reconciliada? Todos sabemos aquella  creencia popular de que “las reconciliaciones valen la pena” o de que “lo mejor de una relación es la reconciliación”. Es que estas situaciones tienen algo especial, generalmente se siente incluso más cariño por la persona y se valora de una forma diferente ese vínculo, compañía o amistad. Todo tiene un gusto distinto después de reconciliarse.

Pero a las reconciliaciones no se llega así como así, antes de eso generalmente hay una pelea, o un alejamiento de una de las partes, aveces hay dolor, se sufre por ese tiempo en que uno está peleado o alejado de la persona que quiere, y luego de todo ese proceso incómodo uno finalmente se da cuenta de que no vale la pena estar alejado de aquella persona a la que tanto cariño se le tiene.

De la misma manera ocurre en nuestra vida con todas aquellas cosas de las que en algún momento nos terminamos alejando, ya sea un sueño por el que antes se luchaba, una visión de vida, un propósito, las metas que en algún momento tuvimos y luego por no poder alcanzarlas las dejamos de lado. Creo que todos hemos pasado momentos de estar apartados de aquello que tanto amábamos en la vida, cada quien con su propia historia de cosas abandonadas, peleas o descuidos.

Pero no toda la vida vamos a estar peleados con los sueños, con las metas, con el propósito de nuestra vida o con una persona amada, o quizás hasta con Dios. Siempre llegamos al punto en el que nos damos cuenta que no vale la pena seguir alejados de aquello que tanto bien nos hizo en algún momento. En este proceso el “darse cuenta”, es un paso muy importante, ya que existen tres tipos de reacciones frente a esto. La primera es no darse cuenta, es tener los ojos cerrados y creer que todo sigue igual de bien que antes, esto es muy peligroso ya que cuando nos ocurre es imposible hacer algo para un cambio. La segunda reacción es darse cuenta de la condición en la que estamos pero no hacer nada para cambiarlo, es aquella gente que sabe como están las cosas, pero no está dispuesta a hacer nada para lograr un cambio; o bien decide aplazar todo para mas adelante, cuando se sienta preparada. El problema es que hay casos en que nunca nos sentiremos preparados. Y la última reacción es darse cuenta y tomar la iniciativa para la reconciliación.

Personalmente pase por todos estos estados, pero fue en el último cuando me di cuenta de que tenía que volver a aquello que tanto bien me hacía, comprendí que no estaba ganando nada, ni disfrutando de verdad la vida estando lejos de los sueños que un día habían estado en mi corazón, o de las metas que me había trazado, de la visión y del propósito de vida que tenía en mí, y menos aún lejos de mi amistad con Dios, ese que finalmente era la fuente de todo lo anterior.

Creo que en la vida a todos nos llega un tiempo de reencuentro y de reconciliación con todo lo que en algún momento abandonamos o descuidamos. Con esos sueños que hasta nos frustraron por no saber esperar, con la visión y el propósito que tanto nos apasionaba, con algo que hasta llegó a arder en nuestro corazón pero luego poco a poco se fue apagando, y también con aquellas cosas que por no saber llevarlas de manera correcta nos terminaron agotando y cansando. Pero principalmente con Dios y una relación viva y real con Él que para mí termina siendo la fuente de todo lo demás.

Lo importante es intentarlo y no dejar pasar el tiempo del reencuentro. Finalmente muchas relaciones, sueños y propósitos terminan sepultados por el orgullo, la pereza, el miedo, o la culpa que impide recuperarlos.

¿De qué te has apartado?, ¿Cuáles son aquellas cosas o personas que has abandonado y que antes te causaban tanto bien?, ¿Y qué te impide recuperarlas. El orgullo, el temor, la vergüenza?

Cuando amas un sueño, o a una persona, no hay excusas para no correr a los brazos de reconciliación una vez más. No hay nada que perder con intentarlo.  Por mi parte no dejaré pasar mi tiempo de reencuentro, porque se que esta reconciliación SI VALE LA PENA!

Anuncios

Comenta Aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s