Asfixiante

Hay ocasiones en las que sería bueno ponerse una bolsa en la cabeza para que nadie le vea la cara a uno, para que nadie te pregunte qué es lo que te pasa,o porqué andas con ese rostro. Hay veces en que sería bueno llevar la bolsa en la cabeza para no sonreírle cínicamente a nadie, para no dirigirle la palabra a ninguna persona y para no saber quien está al alrededor.

Sentirse así es malo, no hace bien y no se puede llevar una bolsa sobre la cara para siempre. Hay un momento en el que todos debemos sacárnosla o pedirle a alguien que nos ayude a sacarnos aquello que nos ahoga, que no nos deja sentir el aire fresco, que nos impide ver cualquier cosa buena o mala delante de nosotros, fuera de nuestra burbuja asfixiante.

Cuando te sacas la bolsa, es posible respirar profundamente, y te das cuenta que definitivamente era una idiotez eso de llevar una bolsa en la cabeza, a quién se le ocurre, y que ridículo se ve uno llevándola. El punto es que cuesta darse cuenta no es fácil; es complicado ver la realidad cuando ni siquiera tienes la oportunidad de encontrarte con algo que te refleje; pero aunque sea dificil todos llegamos al punto en el que no aguantamos más y no nos queda otra que quitárnosla.

Anuncios

Comenta Aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s