Nuestra gran manzana

NYC

¿Cuántas personas vemos en un día común y corriente?, ¿unas 10 si salimos a comprar al negocio de la esquina?, ¿unas 50 si tomas una micro para movilizarte al centro?. ¿Cuántas más mientras vas camino a algún lugar?, ¿unas 100 en la universidad? 200, 300, 1000, 2000 ó 5000 si recorres una de las calles más saturadas de tu ciudad o vas a un mall un rato… Ni idea, evidentemente no llevamos la cuenta de esto. Y de todas estas personas, ¿a cuántas le miramos su ropa, o  su forma de caminar?, ¿a cuánta de esta gente vemos a la cara, miramos a los ojos y nos responden el contacto visual? El número disminuye considerablemente ahora. Si contamos con las personas que hablamos seguramente serán menos, a no ser que hablemos en un estadio o en público en donde la conversación casi no existe.

Y de toda esa gente que conocemos durante la vida, ¿cuántos son nuestros amigos?, ¿10, 20 en total? o menos quizás… ¿Cuántos de ellos permanecen a lo largo de la vida? ¿Unos 8, 5, 4?… Qué se yo, los números pueden ser más o pueden ser menos, da igual. El punto es que entre tanta gente son solo unos pocos los que logran llegar de verdad a nosotros, y viceversa, son pocos con los que nos relacionamos de forma más íntima; sino pregúntate: ¿de cuántas personas te has enamorado?… ¿diez, cinco, dos, solo una, o en otros casos ninguna?  Lo más entretenido o tortuoso para otros, es que no sabemos si la persona que está al lado nuestro, o esa persona que vimos ayer en la calle, pero que no recordamos conscientemente, o aquel que todavía nunca hemos visto,  el día de mañana será nuestro mejor amigo, se convertirá en alguien importante, le ayudaremos o nos pelearemos. Será la próxima novia o novio, e incluso tu esposa o esposo, que nunca pensaste tener porque no querías casarte, pero esa persona te cambió la forma de verlo todo.

Es la selva en la que estamos, la avalancha, la aventura, la tragedia o la bendición en la que estamos metidos, cada uno lo ve a su manera. Pero no sabemos lo que pasará mañana, ni las relaciones que formaremos. Lo único que tenemos es a nosotros mismos, lo que hemos aprendido, lo que creemos, pero depende de a quienes elijamos a nuestro lado, y de quiénes nos influencien en la vida, que todo puede reafirmarse o cambiar. Al menos eso podemos elegirlo, aunque nos demos cuenta tarde a veces.

Somos millones, unos mas cerca y otros mas lejos, desechamos, filtramos, entregamos y guardamos ideas, sentimientos, consejos, amistad, amor, pasiones. Sin importar cuánta gente conozcas, lo grande o pequeña que sea tu ciudad, siempre es bueno es bueno vivir y observar, luego aprender y aplicar. ¿Equivocarse? Va a pasar mil veces, pero estamos para esto: llegar a algún lugar. ¿Y  a dónde vamos a llegar? Eso es decisión de cada uno.

Anuncios

Comenta Aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s