[My Worship] 7 Fundamentos de un Equipo de Alabanza: La Creatividad (Parte 3)

Fundamento N° 5: CREATIVIDAD

Imagen desde tumblr.

La creatividad es la habilidad de crear nuevas ideas o conceptos, o a partir de ideas o conceptos ya existentes formar nuevas asociaciones que provocarían soluciones originales. Y fue eso justamente lo que Dios realizó cuando nos creó. La biblia señala que a partir del polvo (algo ya existente) formó al hombre y sopló aliento de vida sobre él. Este aliento vino de el mismo Dios (alguien también existente desde la eternidad), haciendo que el hombre sea a su imagen y semejanza. ¿Curioso, imposible, loco? Así es Dios, a veces nos cuesta entender como de la asociación del polvo y un soplo de Dios nació el hombre, pero así es la fe también, creer en lo que a nuestros ojos parece increíble.

El aliento de Dios, su espíritu de vida está sobre cada ser humano en esta tierra, y es en el momento de recibir a Cristo cuando toda nuestra naturaleza vuelve a su diseño original y al propósito por el cual fuimos creados, ser hijos de Dios con todo lo que esto implica.

Es por esto que el ser humano en su esencia es creativo, porque está hecho conforme a la imagen del creador de todas las cosas. Finalmente Dios es la fuente de la creatividad del ser humano, del arte, de la música, de aquellas cosas que hacen que tengamos una vida mejor.

Cuando nos dedicamos a tocar algún instrumento, cantar o formar parte de un equipo de alabanza, es fundamental este punto. Todos estaremos de acuerdo en que hay miles de bandas y equipos de alabanza en el mundo que se dedican a tocar covers de otras bandas o grupos. Lo cual es muy bueno porque siempre nos bendice y está excelente tocar las canciones que más nos gustan e inspiran. Pero, a no ser que tengas una banda tributo, lo ideal es poder componer, crear, utilizar la habilidad que Dios nos ha entregado para hacer nuevas asociaciones y entregar un “cántico nuevo” a Dios.

El salmista David, en muchas ocasiones habla de esto. Un cántico nuevo no es solo para lo músicos o cantantes, es para todo aquel que quiera hacerlo. Sin embargo, son los músicos y aquellos que están al frente, quienes deben constantemente tener una nueva canción en sus labios. Un cántico nuevo a la vez es más que una canción como la conocemos; es ese aliento de vida que se manifiesta en la adoración, es ese toque creativo, que nace en los momentos de intimidad. Hay bandas que pueden componer muchas canciones, pero lamentablemente sonarán como “mas de lo mismo”. Un cántico nuevo que toca el corazón de Dios y de quienes lo escuchan, es ese que viene de la intimidad con él mismo, del conocimiento de su amor, de una relación con nuestro creador, es su misma esencia creadora la que debemos buscar en cada uno de nuestros equipos de alabanza, en nuestras bandas y en nuestro ministerio. Debemos aprender a escuchar el canto del cielo en la intimidad.

No lo copies todo, aun cuando hagas covers de aquellas bandas que te inspiran, puedes ser creativo y eso se notará en cada presentación. En definitiva no eres igual a nadie más en este mundo y tu banda es distinta a todas. Entonces, ¿Por qué hacer lo que hacen todas? Que tu fuente de inspiración esté en tu íntima relación con Dios y marcarás la diferencia.

 

También te puede gustar: 
7 FUNDAMENTOS DE UN EQUIPO DE ALABANZA: Visión, Responsabilidad, Trabajo en Equipo (Parte 1)
7 FUNDAMENTOS DE UN EQUIPO DE ALABANZA: La Excelencia (Parte 2)

Cuanto nos ama

Cada vez que me pongo a pensar en cuanto Dios me ama termino preguntándomelo una y otra vez sin encontrar una respuesta definitiva. Solo tengo claro que es demasiado, tanto que no lo podría medir de ninguna manera posible.
En medio de mis errores, de mis fracasos, de mis temores y de lo más oscuro que he pasado en mi vida siempre ha estado Él. No existe nada que impida que se acerque, que me hable, que trate de ayudarme y levantarme cuando me caigo una y otra vez. Aunque yo no se lo pida él lo hace, busca la forma de atraerme, de enamorarme y de enseñarme lo que necesito aprender y es todo esto y más lo que me hace sentirme la persona más amada del universo.

Conocer a  Dios es conocer un amor incondicional, que no es merecido, que no es un amor que se gana haciendo algo, o obteniendo alguna cosa, es gratis, es eterno, es infalible y está disponible para quien lo quiera, para quien lo necesite, para quien lo desee. Por eso aveces no lo comprendemos, estamos acostumbrados a que nos pidan algo a cambio, a que debemos pagar por todo, a que todo es por interés. Pero nunca había conocido un amor mas limpio como el de Dios. Esto nunca dejará de asombrarme.

How He Love Us – John Mark Mcmillan

Bonus: La historia detrás de esta canción:

 

[My Playlist] Never Say Never – The Fray

Cuando escuché esta canción quedé impresionado por esta canción, impresionado de la letra, del video, y de la calidad musical de esta banda de Denver E.U, que desde que lanzó su primer disco en el 2005 y luego su segunda placa en el 2009, han sido un éxito tremendo.

Si quieres saber más de la banda lee su pagina en Wiki, o pasa por su official page, o su My Space. (me da lata copiar pegar, así que ahí pueden buscar :))

Bueno, les dejo la canción que se fue directo a mi Playlist, es “Never Say Never”:

Les dejo también el video de la canción “Over My Head (Cable Car)” que también está buenísimo:

ya ya ya!!! y para rematar vamos con “You Found Me” que hace tiempo también esta en mi Playlist:

[MY WORSHIP] 7 Fundamentos de un equipo de Alabanza: LA EXCELENCIA (Parte 2)

Esta es la continuación de una entrega anterior en la que vimos tres fundamentos: LA VISIÓN, LA RESPONSABILIDAD Y EL TRABAJO EN EQUIPO (Puedes verla aquí).

En esta entrega veremos la Excelencia como uno de los fundamentos de cualquier equipo de alabanza, banda o carrera musical.

4. DEBEMOS BUSCAR LA EXCELENCIA

Este es un elemento que por muchos años se ha dejado de lado y al cual en muchos lugares no se le da mayor importancia. Pero es necesario que entendamos que todo aquello que debe entregarse a Dios debe ser excelente, debe ser lo mejor y de una calidad superior.

La excelencia es algo que debemos procurar en cada una de las cosas que hacemos, pero esta no vendrá sola sino como consecuencia de una preparación, de un esfuerzo y entrega para lograr realizar las cosas de la mejor manera para Dios.

Como equipos de alabanza debemos aprender a subir nuestro nivel de excelencia, ver mas allá de lo que estamos acostumbrados, buscar marcar la diferencia en lo que hacemos, en la música que tocamos, en como aprendemos, ensayamos y ministramos. Muchas veces no solamente se trata de aumentar el tiempo de los ensayos, más que eso se trata de no malgastar el tiempo que tenemos, hacer que un ensayo de voces o instrumentos o de todos juntos sea realmente efectivo.

Un consejo muy práctico es tener ensayos de voces e instrumentos en forma separada, para poder poner énfasis en los detalles tanto vocales como instrumentales; ya que en un ensayo general solo se debiera llegar a “ensamblar”, a acomodar las partes de la obra y no a sacar los detalles, éstos ya deben estar pulidos al momento de juntarnos las voces y los instrumentos. Lo mismo debe ocurrir en el ensayo vocal, y el instrumental, en donde cada uno de los cantantes o los músicos debe llegar con su parte aprendida y no esperar el momento del ensayo para aprenderse notas, cortes, o registros, según sea el caso. Tal vez al principio será complicado, pero si queremos ser excelentes debemos esforzarnos por lograrlo.

Otro punto muy importante es la Formación, la cual provocará que seamos mucho mejores, y en esto debemos tener claro que todos sin excepción necesitamos aprender cada día mas, no hay nadie aun que lo sepa todo, debemos desarrollar un corazón enseñable, de no ser así estaremos destinados a vivir en la mediocridad. Busca alguien que te enseñe, busca recursos, hoy en día hay muchas formas de aprender, contacta algún profesor o músico que sepa más de lo que tú sabes y aprende de él.

Como equipos de alabanza es muy importante poner gran énfasis en la formación. Un equipo debe crecer en todos los aspectos y no quedarse estancado. Es muy bueno realizar convocatorias (castings) en donde veremos los talentos naturales de cada uno, pero en donde mas énfasis pondremos es en la enseñanza. Es muy bueno abrir “escuelas de artes” o “semilleros” en donde se formarán los nuevos músicos y cantantes, dando énfasis en tres áreas: Teoría Musical (tanto las voces como los músicos), Práctica, y Vida espiritual, en donde se enseñe realmente la gran responsabilidad que significa ministrar la alabanza. Debemos quitar todo egoísmo y traspasar los talentos que Dios nos ha entregado (multiplicarlos en otros).

Hay muchos casos en los que hay personas que aparentemente no tenían grandes habilidades musicales al inicio del proceso, pero luego aprenden y se superan y logran ser mucho mejores, pero también hay casos en los que no existe el valor para decirle a alguien que tal vez no tiene talento para eso, y que podría desarrollarse de manera mas efectiva en otra área, es aquí en donde debemos también ser sabios y buscar la excelencia.

“Por sus frutos los conoceréis”

Esto se aplica en este ámbito también. Aquella persona que formará parte del equipo de alabanza necesita pasar por un “tiempo de quietud” un tiempo de aprendizaje, en que irá madurando en diferentes áreas, no es recomendable que si llega un músico o un joven nuevo a la iglesia, y quiere integrarse al equipo, a la “semana siguiente” esté arriba de la plataforma tocando, es necesario que cada persona pase por un proceso de formación, en donde el(los) líder (es) y sus compañeros puedan ver frutos en aquella persona, para también evitar problemas mayores mas adelante.

Que en nuestros equipos de alabanza podamos levantar músicos y cantantes con talentos pulidos, carácter de Cristo en sus vidas, apasionados por la visión de Dios, en santidad e integridad.

Es tiempo de ser excelentes para Dios, en todos los aspectos. La adoración es darle a Dios lo mejor que tienes cada día.


También te puede gustar:
7 FUNDAMENTOS DE UN EQUIPO DE ALABANZA: LA CREATIVIDAD (Parte 3)

[MY WORSHIP] 7 Fundamentos de un Equipo de Alabanza (Parte 1)

En Agosto del 2009 para el día del ministerio juvenil en Osorno, tuve la responsabilidad de impartir un taller para músicos y cantantes que asistían al encuentro; fueron alrededor de 50 personas las que formaron parte de aquel taller, en donde determinamos en nuestros corazones ser y levantar una generación de adoradores excelentes para Dios.

Fueron siete los principios que compartimos, se que hay muchos más, pero a continuación y junto con inaugurar la nueva categoría del blog [MY WORSHIP], que estará dedicada a la Alabanza, adoración y a músicos y cantantes, veremos siete cosas que no pueden faltar en un ministerio de alabanza.

1. VISIÓN

Debemos comprender que sin visión es imposible lograr cualquier objetivo en la vida, este principio se aplica en todas las áreas y proyectos que emprendamos, pero muy especialmente en el ministerio de alabanza, en donde es fundamental ser guiados por la visión y los propósitos de Dios. Hay muchas bandas y grupos que se forman y hay un número de ellos que no tienen objetivos claros, solo están ahí porque no hay quien mas esté, otros se han estancado en lo mismo cayendo en la rutina y la monotonía y otros cuantos están simplemente porque les gusta tocar o cantar.

Pero debemos saber que sin la visión de Dios para nosotros solo iremos de un lugar a otro y nada parecerá resultar verdaderamente. Tenemos que saber para qué estamos, a dónde iremos y cómo lo haremos. En todo esto debemos buscar y anhelar la voluntad y los diseños de Dios. Que nuestra visión como banda o ministerio concuerde también con la visión de nuestros pastores, de la Iglesia; amar esa visión, respetarla y apasionarnos por ella, serán aspectos claves para lograr los sueños grandes que Dios ha sembrado en nuestros corazones.

2. RESPONSABILIDAD

Lo primero aquí es que en un equipo de alabanza deben haber reglas claras, si no hay reglas que todos puedan respetar será muy difícil desarrollar la responsabilidad en tu equipo. La falta de compromiso y responsabilidad es uno de los males más grandes en un ministerio. Y por lo tanto se debe trabajar en torno a eso, exigiendo, motivando y siendo ejemplo a seguir.

Muchos reclaman de los demás, pero no se trata de los demás solamente, se trata de ti, de tu compromiso con lo que Dios te ha llamado a hacer. Tenemos que tener la voluntad de hacer las cosas bien y entender que no estas tú solo en el equipo, sino que tus actos repercutirán en los demás también.

Muchas veces se pierde el respeto por el liderazgo que en la mayoría de los casos resulta ser uno de los músicos y de los cantantes (un similar), pero esto no debe ser así, Dios pone a las personas idóneas en el lugar adecuado, y debemos respetar eso.

En un equipo de alabanza muchas veces se dice la frase: “Nadie es indispensable”, pero yo prefiero decir “Sin ti no es lo mismo, pero también otro puede ocupar tu lugar”, si el día de mañana tu faltas, tu equipo no se quedará indiferente, sino que lo afectarás también. Por lo tanto, debemos cuidar lo que tenemos y no mirar en menos lo que Dios nos ha dado o el lugar en el que nos ha puesto. Como músicos y ministros debemos cuidar nuestros actos, nuestras decisiones en todas las áreas de la vida, esforzarnos por desarrollar la responsabilidad aunque nos cueste. Al momento de subir a tocar o cantar eres una persona pública dentro de la congregación, todo lo que haces será observado y evaluado. Recuerda que a quien más se le da, más se le exige también.

3. TRABAJO EN EQUIPO

No estamos solos en la vida, ni mucho menos lo estaremos en un EQUIPO  de alabanza. Necesitas de los demás y ellos necesitan de ti, esa es la actitud con la que debemos trabajar.

La música es equipo, es armonía, requiere que todos estén en el lugar que deben estar, la palabra de Dios habla de “poner a las personas idóneas en el ministerio”, esto se refiere a gente que se complemente y que se ayude. Debemos aprender a cooperar con los demás, ayudarnos, levantarnos, tener paciencia, somos como una familia. Nadie dijo que sería fácil, muchas veces habrá disgustos y uno que otro hasta saldrá enojado, todo esto es parte de la vida, pero debemos amarnos como Dios nos ama, perdonar, pedir perdón, y ser capaces de continuar. Porque no están en juego los egos personales, ya que estamos trabajando en el Sueño de Dios, y esto supera  incluso nuestras propias vidas.

Es importante que se den las instancias para conocerse y compartir, a veces pasamos mucho tiempo juntos ensayando, pero no nos conocemos. Lo ideal es buscar instancias para que todos puedan compartir, ya que esto también influirá positivamente en los ensayos y demás labores del grupo. Al estar juntos hay armonía de corazón.

La música no la hace uno solo, sino todos deben encajar, no se trata de que mi instrumento o mi voz suenen más fuerte que el de mi compañero, sino de aprender a escuchar a los demás también. Aprende a escuchar el sonido del otro.

No es tiempo de estrellas individuales, aunque seas un solista necesitarás de personas de Dios que estén a tu lado, este es tiempo de brillar con la luz de Cristo y como equipos que adoren a Dios y que al adorar a Dios Él toque el corazón de la gente.

ESTE ARTÍCULO CONTINÚA:
7 FUNDAMENTOS DE UN EQUIPO DE ALABANZA: La Excelencia (Parte 2)
7 FUNDAMENTOS DE UN EQUIPO DE ALABANZA: La Creatividad (Parte 3)