Tiempo de Reencuentro

¿Has visto una pareja recién reconciliada? Todos sabemos aquella  creencia popular de que “las reconciliaciones valen la pena” o de que “lo mejor de una relación es la reconciliación”. Es que estas situaciones tienen algo especial, generalmente se siente incluso más cariño por la persona y se valora de una forma diferente ese vínculo, compañía o amistad. Todo tiene un gusto distinto después de reconciliarse.

Pero a las reconciliaciones no se llega así como así, antes de eso generalmente hay una pelea, o un alejamiento de una de las partes, aveces hay dolor, se sufre por ese tiempo en que uno está peleado o alejado de la persona que quiere, y luego de todo ese proceso incómodo uno finalmente se da cuenta de que no vale la pena estar alejado de aquella persona a la que tanto cariño se le tiene.

De la misma manera ocurre en nuestra vida con todas aquellas cosas de las que en algún momento nos terminamos alejando, ya sea un sueño por el que antes se luchaba, una visión de vida, un propósito, las metas que en algún momento tuvimos y luego por no poder alcanzarlas las dejamos de lado. Creo que todos hemos pasado momentos de estar apartados de aquello que tanto amábamos en la vida, cada quien con su propia historia de cosas abandonadas, peleas o descuidos.

Pero no toda la vida vamos a estar peleados con los sueños, con las metas, con el propósito de nuestra vida o con una persona amada, o quizás hasta con Dios. Siempre llegamos al punto en el que nos damos cuenta que no vale la pena seguir alejados de aquello que tanto bien nos hizo en algún momento. En este proceso el “darse cuenta”, es un paso muy importante, ya que existen tres tipos de reacciones frente a esto. La primera es no darse cuenta, es tener los ojos cerrados y creer que todo sigue igual de bien que antes, esto es muy peligroso ya que cuando nos ocurre es imposible hacer algo para un cambio. La segunda reacción es darse cuenta de la condición en la que estamos pero no hacer nada para cambiarlo, es aquella gente que sabe como están las cosas, pero no está dispuesta a hacer nada para lograr un cambio; o bien decide aplazar todo para mas adelante, cuando se sienta preparada. El problema es que hay casos en que nunca nos sentiremos preparados. Y la última reacción es darse cuenta y tomar la iniciativa para la reconciliación.

Personalmente pase por todos estos estados, pero fue en el último cuando me di cuenta de que tenía que volver a aquello que tanto bien me hacía, comprendí que no estaba ganando nada, ni disfrutando de verdad la vida estando lejos de los sueños que un día habían estado en mi corazón, o de las metas que me había trazado, de la visión y del propósito de vida que tenía en mí, y menos aún lejos de mi amistad con Dios, ese que finalmente era la fuente de todo lo anterior.

Creo que en la vida a todos nos llega un tiempo de reencuentro y de reconciliación con todo lo que en algún momento abandonamos o descuidamos. Con esos sueños que hasta nos frustraron por no saber esperar, con la visión y el propósito que tanto nos apasionaba, con algo que hasta llegó a arder en nuestro corazón pero luego poco a poco se fue apagando, y también con aquellas cosas que por no saber llevarlas de manera correcta nos terminaron agotando y cansando. Pero principalmente con Dios y una relación viva y real con Él que para mí termina siendo la fuente de todo lo demás.

Lo importante es intentarlo y no dejar pasar el tiempo del reencuentro. Finalmente muchas relaciones, sueños y propósitos terminan sepultados por el orgullo, la pereza, el miedo, o la culpa que impide recuperarlos.

¿De qué te has apartado?, ¿Cuáles son aquellas cosas o personas que has abandonado y que antes te causaban tanto bien?, ¿Y qué te impide recuperarlas. El orgullo, el temor, la vergüenza?

Cuando amas un sueño, o a una persona, no hay excusas para no correr a los brazos de reconciliación una vez más. No hay nada que perder con intentarlo.  Por mi parte no dejaré pasar mi tiempo de reencuentro, porque se que esta reconciliación SI VALE LA PENA!

Anuncios

Aprendiendo a manejar

Desde chicos aprendemos a manejar algo, un camioncito de juguete, un triciclo, un auto a control remoto, o una bicicleta, y cuando crecemos lo intentamos con autos de verdad, algunos aprenden a manejar camiones, y maquinaria pesada compleja. Pero no es lo único que en el transcurso de nuestro camino debemos aprender a manejar. El mayor de todos los desafíos es llegar a aprende a manejar nuestra propia vida y las decisiones que en ella tomamos.

Tal como cada día hay miles de accidentes de tránsito, choques, atropellos y muertes porque alguien no manejo un auto de la manera correcta, así mismo, cada día hay miles de accidentes emocionales, de malas decisiones, y de personas heridas y dañadas por sus malas elecciones o las de alguien más que manejó incorrectamente su vida. Sobran los ejemplos de amistades destruidas, relaciones terminadas, amigos que se convierten en enemigos, y de gente que quiere manejar la vida de otros según  su propia conveniencia.

Es tan fácil dejarse llevar por impulsos, por emociones, y en pocos segundos cometer errores de los que nos arrepentiremos para siempre. Pero no todo es tragedia, heridas y muerte. La clave de todo esto es poner cuidado al manejar, tal como cuando alguien está al volante, debe fijarse de los semáforos, debe tener espejos para ver lo que viene detrás, debe estar sobrio y en todos sus sentidos; así mismo es en nuestra vida. Es necesario que estemos alerta de las decisiones que cada día tomamos, porque una pequeña decisión puede tener grandes consecuencias,  es necesario también ver hacia atrás de vez en cuando, para saber si hay algún peligro, si alguien nos podría llegar a chocar y provocar un accidente, y es imprescindible ver las señales en el camino, para que cuando estemos frente a una luz roja, entendamos cuando debemos detenernos en la vida, o cuando hay señal amarilla y es mejor ser precavidos o aumentar la velocidad antes de que se nos pasen las mejores oportunidades, y también ver esa luz verde que nos dice que avancemos sin temor.

Pero lo más importante es tener dominio de tí mismo, saber cuando cambiar de dirección, porque la calle que has tomado no te llevará al destino que necesitas llegar, o quizás vas en la dirección contraria, es importante saber cuando frenar y cuando presionar el acelerador y correr fuerte para llegar a tiempo. Tu tienes el volante en tus manos y es necesario que sepas dónde ir, que tengas un propósito, y que no solo salgas a pasear y gastes tus recursos y tus fuerzas en algo que no tiene sentido. Aprende a dominarte a tí mismo, porque quien aprende a dominarse y a tomar buenas decisiones tiene la batalla casi ganada, puede guiar a otros porque no los herirá, ni pondrá en riesgo sus vidas, es alguien confiable con el cual las personas querrán viajar, porque tiene un destino, sabe por dónde ir y que precauciones tomar.

Así que aprende a manejar tu propia vida, es tu mayor desafío, es probable que sea una tarea larga y difícil, pero siempre vale la pena intentarlo, y con práctica siempre se mejora.

¿Visión limitada o ilimitada?

Cuántas veces soñamos y nos esforzamos por muchas cosas, aprendemos métodos que luego utilizamos, implementamos estrategias para lograr nuestros objetivos y damos todo de nosotros para hacer cosas (nada de eso esta mal); pero muchas veces no tienen el efecto que quisiéramos, no vemos resultados, y los más triste de todo, es que nos parece no estar dando frutos, quedándonos con la impresión de que algo equivocado estamos haciendo o de que fallamos en algo.

Pero muchas veces todo esto es debido a nuestra emoción y a nuestras buenas intenciones de hacer cosas, nos apresuramos tanto que comenzamos a tomar decisiones y a esforzarnos rápidamente, sin primero ponernos a pensar seriamente qué es lo que queremos, cuál es la visión y cuál es el sueño que perseguimos. Y algo muy importante ¿Es el sueño correcto para mí?, ¿Es por eso por lo que me tengo que esforzar?, ¿Cuál es la razón por la que tengo que vivir?, ¿Qué camino debo tomar?… Preguntas que muchas veces nos toman tiempo responder, pero que poco a poco vamos descubriendo en nuestro camino.

Creo que si vivimos debemos dejar una huella para los que vienen después de nosotros, abrirles el camino, y ayudar lo que más podamos. Realmente me da pena aquella mediocridad humana que solo se conforma con tener un pasar cómodo por esta vida y pretender encontrar la felicidad en cualquier cosa, aquellos que luchan solo para sentirse “mejor” momentáneamente. Creo que este no es el sentido de vivir, por lo menos para mí no lo es, tal vez otros son felices así y no se sentirán identificados con esto; pero creo que si vivimos en esta tierra debemos pensar y planificar mas allá de nuestros límites terrenales, debemos tener la visión de Dios (ilimitada), una visión de generaciones, una visión de multitudes, una visión que produce tan grande gozo, que no importa lo que tengas que pasar o las batallas que debas pelear, una visión en donde todo lo das por el gran propósito por el que fuiste creado.

Pensemos mas allá de nosotros mismos, quien quiera crecer y caminar hacia cosas grandes deberá dejar de lado las ambiciones personales, deberá involucrar a muchos mas en su visión, deberá dejar el egoísmo y deberá proyectarse también en otros. Soñar en grande es soñar junto a otros y por otros, soñar en grande es querer alcanzar tus generaciones solo ahí seremos puestos en la visión correcta.

Hoy he determinado que si he de tener una visión que no afecte a las futuras generaciones, si he de soñar un sueño para mi propio beneficio, si he de vivir para mí mismo; prefiero no tener visión, no soñar y no desperdiciar un día más de vida. ¡El sueño, la visión y el propósito por el cual viviré, será aquel que supere mi existencia, trascienda mis generaciones y sea más grande que mi propia vida!

¿Y tú que vas a determinar?

“El bueno dejará herederos a los hijos de sus hijos…” (Pr. 13:22) .

Quiero mi Conve!!!

Por estos días llega a su fin la Convencion Anual Internacional G12 “Alcanza tus generaciones” (bien largo el nombre), en Bogotá, Colombia, y el año pasado se realizaron otras, junto con congresos, etc tanto en Chile como en otras partes. Y no he ido a ninguna u.u. No es que yo crea que hay que ir a un congreso o una convención para acercarse a Dios ni mucho menos, ya que uno puede buscar a Dios en cualquier lugar y momento; ese no es el punto; el punto es que se hecha mucho de menos ese ambiente de recibir tanto de Dios en cada conferencia, de ser ministrados de esa forma tan intensa como ocurre cuando vas a un congreso o algo parecido.

Recuerdo cuando viajábamos a Santiago al congreso Apostólico de la Cate, y era tan intenso que parecía que recibías una sobre recarga de Dios, de su palabra de enseñanzas, herramientas, etc. Este 2009 otra vez me quedé sin ir a uno de estos eventos (y encima no podré ir al campamento de mi red, por trabajar), sin embargo, hay una solución muy práctica que he descubierto. Y es que gracias a Dios los organizadores han pensado en todos los miles que no podemos viajar a esas lejanas cuidades, y se les ocurrió la brillantísima idea de transmitirlo en vivo via internet 🙂

Realmente es una excelente idea, solo basta con hacer un par de clicks y listo, puedes estar ahy (lo sé no es lo mismo, pero es lo que hay y esta bastante bueno) Así que mientras sigo con las ganas de viajar a una conve como las de Bogotá o algo en Santiago, o esa del liderazgo que hacen en Mendoza, las miro por internet (hechos 29, Sin límites, Alcanza tus generaciones) y han sido tremenda bendición y edificación para mi vida, y eso nunca esta demas. Por supuesto si tú puedes ir a una convención, congreso, campamento o lo que sea, ni lo pienses dos veces y anda, ya que sirven muchísimo!!!

Video de “All My Dreams” – Soulfire Revolution

Hace unos días hable acerca del nuevo álbum de la  banda colombiana Soulfire Revolution. No estaba  disponible el video de la canción, pero ahora sí lo  está, así que se los dejo aquí para que lo vean.

Los Subtítulos son un poco diferentes a lo que dice  la canción en inglés ya que pusieron la letra de la versión en español, así que por eso quizás la traducción que lees no sea 100% igual a lo que escuchas, pero esta bien.

Se viene el nuevo CD+DVD de SoulFire Revolution

El próximo 26 de Enero en el marco de la Convencion Internacional G12 “Alcanza tus generaciones”, será el lanzamiento oficial del nuevo álbum de la Banda colombiana SoulFire Revolution.

Descargé el primer single del álbum “Mis Sueños” y esta bastante bueno, en el mismo estilo de la banda, pero con una onda mucho mas fresca y recargada que a decir verdad promete bastante. No les puedo dejar aquí la cancion para que la escuchen, pero la pueden descargar gratis desde la pagina oficial de Soulfire aqui.

Solo queda esperar que lancen el nuevo material para comenzar a disfrutarlo.

MUY JÓVENES, PERO GRANDES LÍDERES

Hemos oído muchas veces que Dios quiere levantar una nueva generación para impactar la tierra, pero él nos usará a nosotros para hacerlo, debemos activarnos y movernos de acuerdo a su palabra.

Si queremos lograr cosas grandes en nuestra generación e impactar a muchos jóvenes, debemos enfocarnos en algo que es fundamental, en levantar líderes jóvenes que hagan parte del ministerio. Es verdad que hay muchos jóvenes prodigios que se destacan del resto, y muchas veces nos gustaría encontrar a ese tipo de personalidades en nuestro grupo juvenil. Pero la realidad es diferente, no todos los jóvenes tienen esa “personalidad de líder”. De hecho la mayoría de los jóvenes y adolescentes no la tienen, pero también día a día esta ese joven que hace cosas y tiene un potencial del cual muchas veces no nos percatamos, ese joven que puede ser una tremenda influencia en otros, con su personalidad, sus dones y talentos.

Lamentablemente aun existen muchas iglesias en donde la participación de los jóvenes no es valorada, escudándose en nuestras debilidades, en la poca experiencia que tenemos, en la falta de responsabilidad o compromiso, y la desmotivación que muchas veces existe. Pero debemos entender que si se trabaja en potenciar a los jóvenes estos pueden hacer grandes cosas.

Recuerdo a muchos de los jóvenes que hoy son parte importante del ministerio Generación Profética, cuando ellos llegaron a la iglesia, y cuando comenzamos a trabajar en el liderazgo juvenil hace un par de años atrás. Muchos de ellos eran tímidos, callados, desordenados, otros no tenían gran potencial a la vista, eran demasiado jóvenes, algunos tenían 13 o 14 años, no habían grandes cualidades que resalten en sus vidas, pero nada de esto fue un obstáculo para Dios, ya que habían corazones dispuestos, que recibían la formación, y no menospreciaban la enseñanza. Y esto es lo más importante para formar a un líder y para que Dios haga cosas grandes en la vida de alguien.

Hoy esos mismos jóvenes que tal ves se veían pequeños ante los ojos humanos, los podemos ver ayudando a otros, tienen sus células, están discipulando, creciendo cada día y han aprendido el amor y la pasión por las almas, por cuidar a cada persona que llega a nuestra red, y creer que Dios puede hacer algo hermoso en cada uno de nuestros jóvenes. Cosas mucho mayores pueden pasar en cada lugar en el que alguien decida moverse y oír la voz de Dios.

Debemos entender que lo primero que tenemos que hacer es llevar a nuestra gente a encontrarse con Dios, a una  relación intima con Jesús, porque esto es lo que les dará amor verdadero por las almas, cuando estamos con Dios nos parecemos a Él. Y esto lo aprenderán si se les enseña, si se les guía, y si estamos con ellos en el proceso. Es muy difícil que alguien aprenda todas las cosas solo, sin que nadie este a su lado ayudándole. Un líder o pastor de jóvenes nunca podrá preocuparse y ministrar personalmente y con frecuencia a cada uno de los chicos de su grupo, porque nuestro tiempo y capacidades son limitados, y necesitamos formar equipo, empezar a construir desde los principios de la palabra, con bases sólidas.

Jesús centro su ministerio en doce hombres a los cuales llamó a un equipo, sobre los cuales derramó su visión y los sueños que el Padre había puesto en su corazón, les enseño a orar, les mostró los principios del reino, les enseño el servicio y el amor por la gente, pero esto no lo hizo con las multitudes, no lavó los pies de las multitudes, ni cenó con las multitudes, sino que se concentró en formar a un grupo pequeño para que extendieran el Reino cuando él ya no esté. Esto es justamente lo que debemos hacer con nuestros jóvenes. Todos necesitamos un mentor, alguien de quien aprender y que nos enseñe y guíe, Jesús es nuestro principal guía y fuente de confianza, pero él también pone personas a nuestro alrededor para hacernos crecer, y no podemos cerrarnos a eso. La juventud de hoy esta carente de modelos y tú te puedes levantar como un ejemplo de vida y de servicio para otros. Un verdadero líder es aquel que forma a otros líderes.

Muchas veces pareciera que el trabajo no es efectivo, que las cosas no funcionan, que los jóvenes se vuelven atrás y son inconstantes, pero si no lo intentamos, si no decidimos invertir en la juventud, nunca veremos ningún resultado positivo.

Es necesario que se levanten grupos e iglesias pastorales, con un corazón que ame a las personas, que quiera ayudar, servir y guiar, que haga discípulos, y se apasione por la juventud. Atrévete a avanzar con el  Dios que se mueve con hombres y mujeres que se mueven.

SI no nos movemos, hay dos opciones, los jóvenes se aburrirán de ser espectadores e iran a un lugar en donde si se les tome en cuenta o se acostumbraran a serlo y tampoco se moverán a ningún lado. Tony Campolo dijo: “Si perdemos esta generación no será porque les desafiamos demasiado; sino porque lo hicimos demasiado poco”

Estamos llamados a ejercer influencia en nuestra sociedad, levantar líderes, a creer  en cada uno de nuestros jóvenes, porque estoy seguro de que Dios sí cree en ellos. Estamos llamados a servir a nuestra generación y a levantar un liderazgo a la manera de Dios.

Puedes ver estos Post También:

CONSOLIDACIÓN, El Corazón de Dios y el Corazón de la Visión Celular.

Las Almas No Son Un Juego.