Lo más importante de la vida.

Estamos tan acostumbrados a vivir que no nos damos cuenta que vivimos. A veces nos perdemos la experiencia de estar presentes por estar pegados ya no solo en el pasado, sino más que nada en el futuro. Los días pasan volando y cada vez pareciera que son más rápidos, ya que el ritmo de vida, la exigencia de las cosas, la rapidez de la tecnología y las competencias son cada vez mayores.

Ya no es suficiente con tener un título universitario, no es suficiente tener un smartphone de última generación, ni tener una conexión a internet,  y no alcanza con el dinero que se gana, porque el sistema y la sociedad cada vez nos exigen más. Necesitamos, no solo un título, sino que algún diplomado, post título, magister, y lo que sea que nos haga ser más que el resto. Necesitamos renovar el teléfono cada 18 meses y si podemos antes mejor, porque el que tenemos ya no es lo suficientemente rápido. Necesitamos imperantemente más velocidad de internet, y más dinero para pagar todo esto y más.  Es un juego que nos termina envolviendo, que nos hace pensar que corriendo es como debemos vivir, que estando a la altura de lo que nos exigen es lo correcto, lo que nos hará sentir bien, porque además sentirse “bien” hoy en día parece ser lo más importante, sin tener en cuenta a costa de qué sea ese “sentirse bien” o cuánto tiempo nos dure esa sensación.

Invertimos el orden de las prioridades y la mayoría de las horas del día giran en torno al trabajo, a la competitividad y a lograr más cosas, que cuando finalmente las logremos no serán lo suficientemente buenas.

¿Cuántas horas dedicamos para nosotros mismos?, ¿De esas horas, cuántas disfrutamos con la gente que amamos?, ¿Cuánto tiempo pensamos realmente en ser felices y en hacer felices a alguien más?.

Una gran cantidad de personas no tienen tiempo para nada de esto y ni siquiera lo piensa,  otros no se lo pueden permitir porque realmente esto ya ha dejado de ser importante. Corremos la vida, llegamos a supuestas metas, nos sentimos satisfechos, pero nos perdemos la otra mitad de la vida, la que no está en las salas de clases, ni el un puesto de trabajo, la que no está en el teléfono, ni en internet. Porque al final tenemos lo superficial como realmente importante.

Alguien por ahí dijo este juego de palabras: “En la vida lo más importante, es que lo más importante, tiene que ser lo más importante”. Y eso al final depende de cada uno, la pregunta es: ¿Es realmente importante, lo que consideras importante para ti hoy?

Ordena tus prioridades y no seas de los que siempre esperan el día de un funeral, de una enfermedad, de una mala noticia, para darse cuenta de lo que de verdad es importante.

Anuncios